Los empredendores de ocho países se dan cita en Quito

En el espacio LabUIO de CONQUITO, cerca de 20 jóvenes emprendedores vestidos con camisetas azules con el logo Global Shapers, atendían a la exposición sobre modelos de escalonamiento; la charla era impartida en inglés y unos jóvenes traducían para otros lo que se explicaba. Son parte de un encuentro de emprendedores que inició este viernes y concluirá el sábado 18 de octubre.

Entre los asistentes estaban 10 emprendedores de distintos países, incluido Ecuador, denominados ‘Sharpers’, además participan jóvenes de Argentina, Colombia, Bolivia, Brasil, México, India y Alemania. Los emprendedores extranjeros se destacan en áreas como arquitectura, diseño, salud dental, administración de negocios, desarrollo WEB, diseño profesional, marketing digital, cultura empresarial fortalecimiento de organizaciones sociales, artistas, educación, deportes, entre otras áreas.

Uno de los emprendedores internacionales es Julian Bronstein, spark2argentino, que se presenta como músico, payaso y emprendedor social. Él tiene 29 años, trabaja en el Municipio de Villa Allende en el departamento de Desarrollo Humano Sustentable, además es un apasionado por la tecnología. “Ser un shaper conlleva un concepto de comunidad, en el que todos nos apoyamos, nosotros tenemos que hacer proyectos locales en cada una de nuestras ciudades, pero llevarlas a otros lugares, aquí vinimos de varias partes del mundo para colaborar con Quito”.

Bronstein es profesor de una universidad donde dicta la cátedra de Responsabilidad Social, pero también es un payaso llamado Narciso. “Narciso busca generar alegría, los payasos tienen el corazón sobredimensionado, lo que hago es hacer talleres de responsabilidad social, ingresamos a las empresa, nos juntamos y nos exponemos al sentido del ridículo, mi riqueza es lo que yo soy por dentro”.

En lo local, está iniciativa busca desarrollar tres negocios sociales seleccionados de una convocatoria nacional, realizada por intermedio de Global Shapers. Estas iniciativas han sido acreedoras de 2 mil dólares cada uno y el ganador recibirá 2 mil dólares adicionales. El encuentro concluirá el sábado 18 de octubre, entre los temas que abordan están los modelos de escalamiento, exportación de productos de nicho o e-commerce social franchise….

Emprendimientos nacionales

Cabildo Juvenil. Christian Quisphe es presidente de este Cabildo a sus 28 años; él vive en el sector de Toctiuco y junto con otros jóvenes están impulsando el proyecto ‘Hidroponía, cultivos orgánicos a base de agua’, que no contienen tierra, solo sustratos líquidos. En el proyecto se encuentran involucrados 20 jóvenes. El Cabildo Juvenil nació en 2005 y su iniciativa es crear prototipos para cultivar y sembrar hortalizas (lechuga, tomate cherry y frutilla) y recuperar plantas nativas de la región y del país.
spark1
“Nosotros decidimos emprender en la hidroponía y en el rescate de plantas tradicionales, buscan ayudar en el tema del calentamiento global, muchos de los alimentos actualmente contienen muchos químicos, nuestra propuesta es dar otra alternativa a la gente para alimentarse”.

El kit de hidroponía tendría un costo de 70 dólares y consta de infraestructura elaborada con tubos PVC de 3 pulgadas, motor, el nutriente, distintas semillas, un semillero y un manual de instrucciones.

MOI. Aprendizaje Social es un emprendimiento de tecnología para la educación que ha logrado numerosos premios a nivel nacional e internacional. Su creador es Carlos Huertas, guayaquileño, amante de la tecnología y la educación.

Este emprendimiento tecnológico en desarrollo tiene tres etapas. El usuario recibe la información que haya identificado y que es ideal para su estilo de aprendizaje. Puede utilizar un mapa de todo el conocimiento humano, que tiene la forma de un árbol. Todo el proceso fue convertido en un juego, esto permite hacer pruebas para determinar lo aprendido, que se comparte con padres y maestros.

“MOI significa Yo, cuando desarrollamos nuestro intelecto nos desarrollamos como personas”, señaló Carlos. Este emprendedor aspira crear la plataforma y vender la licencia, el dinero recibido servirá para entregar gratuitamente la herramienta a niños de escasos recursos.

Dominga. Es un emprendimiento que se dedica a la elaboración de vestimenta para mujeres y niñas y también de accesorios para el hogar, que rescata el conocimiento ancestral, el patrimonio intangible de las mujeres artesanas e indígenas del país.

Son prendas bordadas a mano que se inspira en el folclor ecuatoriano y latinoamericano, resaltando colores, tejidos y texturas propias de esta región, con diseños modernos. Paula Guerra y Gabriela Delgado formaron Dominga hace 2 años. La idea nació con tres objetivos: trabajar con mujeres indígenas artesanas para empoderarlas y fortalecerlas; rescatar el conocimiento intangible, y el comercio justo.

“Apuntamos a tener un nicho de ventas en el mercado nacional, tenemos ya en algunas ciudades nuestra producción, luego deseamos exportar el próximo año, para que se conozca el país y los bordados hechos a mano”.

Skip to content