thumbnail_menores-de-35_3El Teatro de la Escuela Politécnica Nacional acogió el miércoles 16 de noviembre a tres emprendedores ecuatorianos que fueron reconocidos  como ‘Innovadores menores de 35 en Ecuador’, que lo realiza la publicación MIT Technology Review en español y que  cuenta con el apoyodel Banco Interamericano de Desarrollo y de la Agencia de Promoción Económica ConQuito.

Los Innovadores menores de 35 Ecuador 2016 son:

·         Adrián Armijos (Wawa): emplea la realidad aumentada para que los libros resulten más atractivos y los niños aprendan sin darse cuenta. Además esta iniciativa permitió que Adrián Armijos sea declarado como Innovador Social 2016 y obtuvo un premio de 2.000 dólares por parte del BID-

“Hoy en día los niños nacen con una tablet bajo el brazo mientras que los libros les parecen algo aburrido”, afirma el fundador de la empresa dedicada a la creación de libros educativos llamada ‘Wawa’, Adrián Armijos quien tiene 23 años. Para acercar la lectura a los más jóvenes, su empresa usa la tecnología y los presenta de forma atractiva.

Adrián Armijos trabaja con realidad aumentada para adaptar los contenidos al entorno digital, algo que le ha convertido en uno de los ganadores de Innovadores menores de 35 Ecuador 2016 de MIT Technology Review en español.

“El objetivo es mostrar a los niños que los libros no muerden”, explica este joven estudiante de Ingeniería Informática en la Universidad San Francisco de Quito. Su iniciativa busca mejorar la tasa de lectura en el país. “Aquí se lee entre medio libro y un libro al año, mientras que en países desarrollados esta tasa está entre cinco y diez libros”; su motivación para crear su empresa fue la de intentar cambiar esa cifra.

Para ello ha creado un motor de realidad aumentada para transformar la experiencia de leer un libro y convertirla en una actividad más interactiva, una tendencia cada vez más fuerte en la educación y entretenimiento infantil.

Cada página de los libros que publica se identifica con la cámara del dispositivo que tiene instalada la App de Wawa. Así, surgen animaciones y juegos virtuales sobre las hojas que complementan la experiencia lectora. Por ejemplo, un cuento sobre dinosaurios esconde actividades con las que el niño se entrena en matemáticas. De momento Armijos ha editado tres libros, distribuidos en librerías y cadenas de supermercados y que también pueden encargarse a través de su página web. En sus primeros seis meses en funcionamiento la empresa ha vendido más de 3.000 unidades.

El contenido y las actividades están diseñados con ayuda de psicólogos y pedagogos.  Adrián Armijos afirma haber realizado estudios que demuestran que sus materiales aumentan la retención de conceptos como vocabulario en lengua extranjera, comparados con libros tradicionales. Para el copresidente de Grupo Zed, Ignacio Pérez Dolset, miembro del jurado de Innovadores menores de 35 Ecuador 2016, Armijos “aprovecha las infinitas posibilidades que ofrece la realidad aumentada para mejorar la educación infantil en una empresa cuyo éxito servirá para ayudar a los niños de su país”.

·         Eduardo Raad (Dátil): Gestionar la economía de un pequeño negocio será mucho más sencillo gracias a su plataforma que unifica todos los procesos.

Tras dirigir dos empresas de software y convertirse en director de Tecnología de una tercera, Eduardo Raad creó una plataforma de tecnología financiera, llamada ‘Dátil’, que ayuda a los pequeños y medianos empresarios a cumplir con sus obligaciones fiscales. Eduardo Raad tiene 34 años.

En Ecuador como en otros países las empresas deben presentar sus impuestos y realizar otros procedimientos legales a través de varias plataformas electrónicas, que no son sencillas, y las soluciones que hay en el mercado son, para el joven innovador, “muy costosas, y los datos que generan se desperdician porque están aislados en el proveedor o en el ordenador del usuario”.

Dátil permite realizar diferentes procedimientos, desde el pago de impuestos a la facturación, en una misma plataforma. Con los datos que se introducen, el sistema genera un perfil del negocio en la nube sin depender de otros sistemas de evaluación.

Estos perfiles, que cuentan con un certificado de firma electrónica y están avalados por el Banco Central de Ecuador y el Banco del Pacífico, pueden servir para solicitar un crédito.

El programa se puede utilizar desde la Web, con una tableta o a través de aplicaciones de factura electrónica. En el futuro, planea incorporar una inteligencia artificial en la sección de contabilidad. Raad señala que un problema bastante común es “saber en qué cuenta hay que registrar determinadas facturas y cómo declararlas”. El contable debe realizar esta tarea cada vez que recibe una factura, por lo que “se podría incluir inteligencia artificial para que el sistema aprenda y disminuya la carga de trabajo”, afirma.

Hasta el momento, Dátil está implantada en Ecuador y funciona en versión beta en Perú y Colombia, y “va en camino del éxito comercial”, afirma el decano de Desarrollo Académico de la Universidad ORT de Uruguay, Julio César Fernández Odella, miembro del jurado de Innovadores menores de 35 Ecuador 2016 de MIT Technology Review en español. En su opinión, Raad tiene una trayectoria que “demuestra ingenio, originalidad y perseverancia”.

·         Melanie Valencia (CarboCycle): Un único hongo es su arma para mitigar dos problemas: la deforestación y las emisiones generadas por la materia orgánica en descomposición.

Melanie Valencia tiene 26 años, está joven trabaja en una tecnología para producir aceites similares a los de palma y soja a partir de residuos orgánicos. Con esta iniciativa persigue, por un lado, reducir el nivel de residuos orgánicos que se generan en el mundo y que al descomponerse liberan metano y otros gases de efecto invernadero que aceleran el cambio climático. Por otro, quiere ofrecer un producto alternativo a estos aceites, cuya producción provoca la deforestación de grandes superficies de bosque tropical, como las selvas de Indonesia, con la consiguiente pérdida de biodiversidad.

Valencia comenzó a trabajar en el proyecto durante su maestría en Salud Pública y Ambiental en la Universidad de Columbia (EEUU) junto a Kartik Chandran y Shashwat Vajpeyi. Allí caracterizaron un hongo capaz de alimentarse de la materia orgánica presente en los residuos sólidos urbanos y producir grasas con una calidad similar a las del aceite de palma africana y soja.

Aunque “la idea inicial era obtener biodiesel a partir de residuos fecales”, la joven descubrió que “al incluir también residuos de comida aumentaba la acumulación de grasas”. Por ello decidieron reorientar el proyecto para que el producto final fuera un aceite comercializable. Gracias al apoyo de la fundación Bill y Melinda Gates llevaron su idea a la práctica en una prueba piloto en Ghana. Con los resultados en la mano, cuyos detalles están protegidos bajo una patente, Valencia cofundó su empresa CarboCycle con la que el año que viene empezará a tratar residuos orgánicos en una planta propia en EEUU.

El proyecto de CarboCycle es “excelente, con mucha innovación de procesos”, afirma el director del Centro de Ingeniería Bioquímica de la Universidad del Valle de Guatemala, Carlos Rolz. Este miembro del jurado de Innovadores menores de 35 Ecuador 2016 destaca la puesta en valor de la idea que se ha conseguido al obtener una patente tras realizar la investigación y atraer financiación para llevarla al mercado.

En la convocatoria postularon 200 innovadores con proyectos de tecnología e innovación, y sus proyectos fueron evaluados por un panel de jueces internacionales de proyectos del MIT Technology Review que evaluaron criterios como desarrollo tecnológico, innovación e investigación científica. Al final seleccionaron tres proyectos destacados de las áreas de biotecnología y software.

Este programa se desarrolla a nivel mundial, en países como Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Centroamérica, la finalidad es impulsar proyectos transformadores que pretendan construir una mejor sociedad y para generar una comunidad global de innovadores.

La revista MIT Technology Review en español en alianza con el Banco Interamericano de Desarrollo y ConQuito reconocen a tres ecuatorianos en los premios ‘Innovadores Menores de 35’, un galardón destinado a emprendedores e investigadores tecnológicos con proyectos disruptivos que impactan en la sociedad.

Los jóvenes seleccionados constituyen la segunda generación del país y destacan por su alto nivel de innovación y su capacidad de transformar a la sociedad. Dos hombres y una mujer que han evolucionado rápidamente en sus carreras y han demostrado un alto potencial de impacto en la mejora de la salud, la seguridad y los negocios.