Productores ganaderos del Noroccidente del Distrito reciben capacitación en temas como manejo de pastos, crianza de terneras, manejo y cultivo del maíz como suplemento de forraje. En la primera fase se trató manejo de pastos, mejora genética y trazabilidad en la producción de ganadería lechera.

 

280 productores se benefician de la capacitación y asistencia técnica, que brinda la Agencia de Promoción Económica ConQuito, mediante el área de Cadenas Productivas y que cuenta con el respaldo del BID/FOMIN.

 

Rodrigo Riofrío es propietario de la hacienda Pillipe, ubicada en Nanegalito, allí el proyecto ha brindado capacitación y asistencia técnica sobre el  manejo de terneras y pastos;  Cristian Castro, administrador de esta propiedad indicó “la capacitación nos ayudó a mejorar, teníamos la idea, pero nos repotenció en la parte de los 2 primeros meses de la vida del animal, ahora los alimentamos solo con granos, hemos apreciado la diferencia con lo que antes hacíamos”.

 

Al momento en este lugar cuentan con 8 terneras de consumo de leche y 24 que están destetadas y tienen cerca de un año. “En esta hacienda trabajamos el parto, post parto de la ternera, con la capacitación hacemos el manejo integral de la ternera, para esto la calostramos, la mantenemos en un sector seco, se separa de la madre y se la alimenta con leche 2 veces al día, desde el día 0 hasta los 2 meses las alimentamos con leche y concentrado, luego incluimos en su alimentación pasto picado y concentrado, suspendiendo la leche”, indicó Castro.

 

Para un óptimo manejo de las terneras se las coloca en pequeños establos individuales, esto hasta los 3 meses de edad, luego las colocan en grupos de 4 para vigilar su alimentación, salud y peso.

 

Castro indicó la importancia de la capacitación, “esto se traduce en salud y en una mejora en la producción de leche en edad adulta”. En la capacitación han participado desde hace 2 meses.

 

Diego Mejía, técnico de Cadenas Productivas, indicó que en 3 meses se va a realizar la ‘crianza de terneras’ allí se desarrollará el levantamiento de información y servirá para “comparar la forma en la que el productor maneja las terneras, versus la capacitación que estamos brindando, al final tendremos un informe comparativo para analizar qué método obtuvo los mejores resultados, esto se lo hará por finca en esta zona”.  

 

Previo a la capacitación y asistencia técnica, en el año 2015 se realizó un levantamiento de información con los productoresganaderos del noroccidente, allí se evidenció que en la crianza de terneras “no habían conocimientos al respecto, ni trabajos, salvo en fincas exclusivas, en la gran mayoría era empírica”. Para realizar un trabajo más armónico ConQuito capacitó en temas de mejora de pastos y mejora genética.

 

“Una vez que los productores se fijaron en los cambios que se desarrollaba, permitió que los productores participen de forma más activa”, señaló Diego Mejía.

 

Otro de los participantes es Henry  Olmedo, de Tulipe – Nanegalito, de la hacienda ‘El edén de los guayabos’, el participó en las capacitaciones; Henry tiene 25 años, en su finca brinda trabajo a tres personas, al mes recibe un ingreso líquido de 1.500 dólares. Además se ha convertido en un emprendedor, pues el brinda el servicio de inseminación artificial para pequeños productores del sector.

 

“ConQuito nos ha apoyado con información, talleres, hemos salido a campo, nos entregaron fertilizantes y balanceado; vemos que nuestra producción ha aumentado. Hemos incrementado número de terneras, se bajó la mortalidad, aumento de peso y producción de leche”.

 

El emprendimiento fue impulsado para brindar “una mano a los pequeños productores que desean mejorar. Al momento estamos trabajando con 7 productores pequeños, hemos tenido 7 partos, 5 hembras y dos machos y se ve la mejora en los animales. Queremos que todos optimicen su producción, por eso nos decidimos ayudar e iniciar esta iniciativa emprendedora”, dijo Henry Olmedo.

 

Para esto trabajan con ‘pajuelas sexadas’ de toros extranjeros; el costo del servicio a los beneficiarios del proyecto es de 10 dólares por inseminación. “Mi meta es crecer juntos, no solo yo llegar a ser grande sino ayudar a otras personas, me impulsó a emprender ConQuito, la confianza que tuvimos en su trabajo, además de las ganas de salir adelante”.

 

Al momento tiene 27 vacas en producción, que dan 250 litros de leche, además poseen 12 terneras y otras 9 que están en pre-destete.

 

Una de las mujeres que también forma parte de este proyecto, es María Luzmila Bolaños, tiene 50 años, en su finca se dedica a la crianza de terneras y manejo y mejoramiento de pastos. Ella es casada tiene 3 hijos. Su finca se ubica en Gualea.

 

“Yo soy nativa de la parroquia de Gualea, desde muy pequeña  nos fuimos a la ciudad, pero he regresado, me gusta la paz, la tranquilidad; la finca estaba arrendada, pero desde hace 2 años la trabajo yo, antes la manejaba de manera criolla, alguien me dijo que ConQuito estaba capacitando, así que me decidí a participar. Uno nunca acaba de aprender, siempre hay cosas nuevas y se debe actualizar.”

 

Los pastos que tenía eran amarillos, en la capacitación de “pastura nos indicaron la forma de mejorarlo, antes dejábamos que crezca el pasto, pero nos indicaron que cuando está muy alto pierde sus propiedades, me enseñaron a igualarlos, luego la ‘enmienda’, la fertilización, el curso de manejo de terneras, desde cuando están preñadas las vacas. Yo con la capacitación me emocioné, antes quería tener ganado de engorde, pero viendo las vacas tan lindas me emocioné y cambié mi idea productiva”.

 

La diferencia que ve Luzmila, luego de la capacitación, se traduce en los mejores pastos, el manejo de vacas, el incremento de alimentos. Al momento tiene 3 vacas, dos terneras y un ternero “A futuro quiero tener unas buenas vacas productoras de leche y entregar un producto de calidad”, expresó. En las labores la ayudan su esposo y su hijo.

 

Jaime Morillo, del barrio Cartagena, de la parroquia Nanegal, es otro de los pequeños productores, él ha participado de la capacitación en mejora de pastos “el trabajo ha sido muy bueno, nos han abierto los ojos, ya que en muchas cosas habíamos estado perdiendo el espacio, antes soltábamos el ganado en todo el potrero y no se aprovechaba, además que los animalitos lo estropeaban, pero nos han dado instrucciones para usar una cerca eléctrica, tratar al potrero, abonarlo y lograr mejores pastos para que nuestros animalitos aprovechen mejor”.

 

“ConQuito nos ha apoyado con el conocimientos técnico y práctico. El cambio ha sido muy bueno, estamos logrando frutos. La mejora en el pasto es la mejor alimentación para el ganado, las vacas han subido de peso, están gorditas”.

 

Elyer Cedeño, técnico de campo en el noroccidente, señaló “este ha sido un trabajo arduo, que nos ha permitido llegar a los productores, tenemos la satisfacción de contar con excelentes resultados; además es importante resaltar el interés que se ha despertado, tenemos preguntas constantes, sobre el manejo de potreros, la crianza de terneras, salas de ordeño, rutinas, enfermedades, entre otros temas”.

 

Luis Salazar, es productor ganadero, su finca se ubica en el barrio Miraflores de Nanegalito, “hemos tenido algunos apoyos de parte de ConQuito, últimamente en el manejo de terneras y producción de pastos,  Por lo pronto se ve una mejora en estos aspectos, estas capacitaciones deberían darse todo el tiempo, para que todos los productores tengamos acceso y poder brindar productos de calidad y en cantidad, pensando incluso en exportar”.

 

Luis se dedica a esta actividad hace 30 años, “con el manejo que hemos hecho vemos que las tierras en lugar de degradarse van mejorando, hoy estamos muy complacidos con la calidad de animales y producción que estamos obteniendo. La introducción al manejo de pastos nos ha permito manejar de manera correcta las variedades existentes en la zona, como el pasto miel y nos ha dado buenos resultados. Yo estoy muy contento con estas capacitaciones”.

 

Diego Mejía explicó “ConQuito y BID/Fomin trabajan desde el 2015 con este proyecto, empezamos con una línea base, recopilando información, queríamos saber cuántos ganaderos habían en esta zona y conocer las condiciones de ellos. BID nos brinda el apoyo económico, para ganadería lechera, café, una cadena pequeña de hortalizas y turismo”.

 

Los temas que se abordan en la capacitación posee tres partes: socialización, el quiebre y la ejecución “en el quiebre, trabajamos manejo de pastos, mejora genética y una sistematización de ganado de carne, abarcamos a pequeños y medianos productores. Se han capacitado a 310 personas, de ellas 280 ganaderos de leche y el resto de carne”.