La planta de procesamiento Santa Elena, en el  Noroccidente de Quito, se llenó del olor del café recién tostado, en este lugar se encuentran reunidos el grupo de catadores conformado por diez expertos provenientes de Honduras, República Checa, Colombia y Ecuador, quienes serán parte de la Cata del Café de Quito, que se realizará este sábado 5 de agosto en el Museo de Sitio de Tulipe.

 

Los catadores se encuentran calibrando sus sentidos y unificando criterios para la ‘Cata del Café de Quito 2017’, organizada por la Alcaldía de Quito, a través de la Agencia Metropolitana de Promoción Económica ConQuito, con la colaboración del BID/Fomin, Ministerio de Agricultura y Ganadería, el GADPP y las asociaciones de caficultores del Noroccidente de Quito.

 

El presidente de la mesa de catadores será Arnold Paz, productor de café, hondureño, de la región de Santa Bárbara, su familia se ha dedicado desde hace 138 años al cultivo de  café en el mismo sitio.

 

“Tuve la oportunidad de reunirme con grupos asociados y la caficultura es muy joven en el Noroccidente de Quito, las plantas están muy vigorosas y en los productores hay una ansiedad sobre qué más hacer. Mi labor fue tratar de explicar que primero se debe catar y luego tomar la decisión para ver si a ese café hace falta realizarle cambios, de lo contrario incurrimos en costos innecesarios” comentó Paz.

 

El resto del panel de catadores está formado por: Ofelia Suárez, Ena Galletti, Diego Becerra y Galo Morales, reconocidos catadores ecuatorianos, Mario Idrovo, campeón nacional de barismo, Cesar Rengifo, catador colombiano con larga trayectoria en el mundo del café de especialidad, y Anna Markova, campeona de barismo de República Checa.

 

Se recogieron 50 muestras de cafés de especialidad, de todas las asociaciones de caficultores del Noroccidente de Quito. Estas muestras están siendo preparadas bajo estrictos protocolos por Julissa Peña y Katia Duke, expertas hondureñas.

 

“En el tema de café Ecuador es una nación joven y con climas tan variados, se debería cultivar café todo el año. La latitud, la humedad y la tierra son óptimos para que se dé café de calidad y debe usarse en beneficio de la producción. Quito puede ofrecerle al mundo un menú amplio de café”, señaló Paz.