natuEl cuidado de la salud y el mejorar un estilo de vida sin la necesidad de químicos, fue lo que impulsó a Carmen Borja, emprendedora, su iniciativa es ‘Natú, además es una iniciativa ambientalmente sustentable.

Natú es un emprendimiento apoyado por la Agencia de Promoción Económica ConQuito, del Municipio de Quito, esta marca ofrece productos cosméticos y de cuidado personales 100% naturales, hechos con materia prima nacional, que cuidan la salud y el ambiente.

Los productos de Natú van dirigidos a personas que están interesadas en buscar alternativas saludables para el cuidado personal de mujeres, hombres y niños. El proyecto inició en abril de 2015 y desde allí hasta la actualidad ha invertido aproximadamente 50.000 dólares.

Carmen Borja recuerda que el proyecto nació de su necesidad de buscar un estilo de vida más sano, “a partir del nacimiento de mi primera hija hace 13 años, empecé por alimentarme de forma más sana y orgánica, luego me di cuenta que también todo lo que pones sobre tu piel entra a tu organismo de la misma manera que si te lo estuvieras comiendo”.

Por ello Carmen buscó alternativas en el mercado pero las que existían no satisfacían sus expectativas, decidió entonces, hace seis años, investigar y formarse en distintas áreas como permacultura, elaboración de bio-productos, manejo de hierbas medicinales, bio-salud, entre otros.

“Después de algunos años de experimentar con diferentes fórmulas con excelentes resultados, decidí compartir lo desarrollado con otros. Entonces inicié los talleres en ConQuito, desde el de Ideación, Puesta en Marcha y el de Emprende Finanzas, para convertir lo vivido en un emprendimiento”.

Las fórmulas de los productos Natú han surgido de la síntesis de saberes ancestrales y la recuperación de recetas tradicionales, consolidando una propuesta que busca volver la mirada a un estilo de vida más sabio, sencillo, sano y natural.

Las primeras ventas de Natú se realizaron en El TestingLab de abril del 2015, por sus resultados su emprendimiento fue seleccionado para ser incubado en ConQuito. “Mi experiencia ha sido excelente, pude poner en marcha mi emprendimiento, he recibido asesoría, mentorías y tuve acceso a contactos que ayudaron a crecer a mi Emprendimiento.

El emprendimiento lo inició sola y durante la incubación conoció a su actual socia, quien es experta en emprendimientos y marketing. “Hemos hecho un excelente equipo de trabajo, ya que conjugamos nuestras diferentes fortalezas y tenemos una visión conjunta de las metas que queremos lograr”.

Además se han sumado al equipo mujeres que venden los productos, también una experta en marketing digital y cuentan con el apoyo de diseño que le ofrece ConQuito.

Actualmente cuenta con tres líneas de productos y tienen otros en etapa de investigación y desarrollo. Los productos que se encuentran en el mercado son:

Protector solar natural: es un humectante que mantiene las propiedades originales de los aceites y crea una pantalla solar física que, a diferencia de la protección solar química, no es perjudicial para la piel.

No posee óxido de zinc, protege de los rayos solares y ayuda al alivio de pequeñas heridas e inflamaciones, tiene la capacidad de formar una capa que resguarda la piel de factores externos, alivia la comezón y el ardor, es astringente, elimina la humedad impidiendo la proliferación de bacterias e infecciones, y sus partículas no entran por los poros de la piel, por lo que es inofensivo para la salud.

Humectante facial para mujeres, hombres y niños: elaborado con aceite de aguacate orgánico prensado en frío, al que se agregan aceites esenciales de alta calidad, este producto mantiene el rostro joven, suave y radiante, sin el uso de sustancias químicas nocivas para la salud.

El humectante para bebés y niños hidrata naturalmente la piel de los más pequeños, su fórmula contiene manteca de cacao que transmite calor al cuerpo, y lavanda y manzanilla que tienen un efecto relajante.

Polvo exfoliante suave para limpieza facial: proporciona al rostro una limpieza profunda y natural, que reemplaza el uso de jabón que reseca e irrita la piel. Está elaborado con arroz, avena, miel, vinagre, manzanilla y romero. Elimina las impurezas de la piel, restablece el PH y la hidrata con sus suaves componentes.

Según Carmen Borja “queremos generar consciencia sobre la importancia de usar sobre la piel sustancias naturales, todo lo que ponemos sobre la piel ingresa a nuestro cuerpo de la misma manera que si lo ingerimos”.

Este emprendimiento es ambientalmente sustentable, los ingredientes que emplean provienen de cultivos que respetan la naturaleza y sus ciclos, en un intercambio de comercio justo con las personas que los producen.

Natú busca también posicionarse como un espacio de empleo para mujeres que deseen una oportunidad laboral que se adapte, especialmente, a sus necesidades.